Etanol: Bueno para el auto, malo para la humanidad

Por José Miguel Avila
jmavila@enet.cu

El uso del etanol como energía renovable sigue generando polémica, luego que científicos norteamericanos descubrieran que es nocivo para la salud humana y su empleo puede provocar males respiratorios.

El estudio fue publicado recientemente por la revista Environmental Science and Technology por los investigadores de la Universidad de Stanford, quienes pronosticaron que las muertes por afecciones respiratorias aumentarán en la misma medida en que aumente el uso del etanol.

Según Mark Jacobson, quien comandó el estudio, los resultados muestran que un alto nivel de mezcla de etanol con gasolina plantea un riesgo mayor para la salud en comparación con la gasolina sola.

Esa deducción se valió de modelos informáticos con los que los estudiosos simularon la calidad del aire en el año 2020, cuando se espera que haya una gran cantidad de vehículos que usen etanol como combustible en los Estados Unidos.

Vale recordar que todo el petróleo proviene de la descomposición de antiguos vegetales, que tomaron parte de la energía solar y a través de un proceso de millones de años se convirtieron en el llamado oro negro.

El consumo a gran escala de petróleo, solo data de no más de un siglo y por lo visto tiene sus días contados, porque se sigue consumiendo, en menos de 100 años, casi toda su existencia por lo cual podríamos preguntarnos ¿cuánto demoraremos en hacer lo mismo con los biocombustibles?

Los estudiosos del tema plantean que no se ha reparado en que al producir biocombustibles de los restos de vegetales: hojas, semillas, entre otros, como proponen algunos, provocará un desequilibrio en el proceso de regeneración natural de los suelos.

Y es que las hojas y ramas que caen al suelo sirven para la formación del humus, que es uno de los encargados de la manutención y fertilidad de los suelos. Si se llegase a cortar este ciclo natural, las consecuencias serían altamente peligrosas para la subsistencia de los vegetales en la Tierra, que entre sus tantas funciones tienen la de extraer el dióxido de carbono, principal causa del calentamiento global.

Las transnacionales de los combustibles tratarán de convencer a los gobiernos de varios países de convertir las selvas en biocombustibles, que mantenerlas como tal, para purificar el aire del planeta.

De seguir el camino equivocado la humanidad morirá de sed, porque el paisaje terrestre se convertirá pronto en un gran desierto. Vale recordar que si se sigue el propósito del mandatario norteamericano, George W. Bush, con la producción prometida del etanol, más de tres mil millones de personas padecerán hambre en este siglo XXI.

Lo más inteligente es utilizar racionalmente las fuentes de energía actuales y cambiar la conducta consumista y llevar a cabo una política sostenible como la que lleva Cuba con su Revolución Energética, que basa su desarrollo en el ahorro y evita el derroche energético.

Estamos a tiempo todavía.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: