Amaury, el trovador

Por José Miguel Ávila
jmavila@enet.cu

Nacido bajo el signo de Capricornio, Amaury Pérez Vidal (nació el 26 de diciembre de 1953 en La Habana) es uno de los grandes trovadores cubanos, que al igual que Silvio Rodríguez y Pablo Milanés, ha decidido permanecer en su Isla, a pesar de ser uno de los íconos de la cultura cubana con proyección internacional.

Su vida artística comenzó al cumplir un año de edad cuando debuta y trabaja en la televisión privada en anuncios comerciales hasta 1959, cuando triunfa la Revolución cubana y los medios de comunicación son nacionalizados.

En su adolescencia escribe sus primeras letras estimulado por las canciones de su amigo Enrique Núñez Díaz. Se acerca especialmente a la poesía de José Martí, Nicolás Guillén y a la obra de poetas de generaciones posteriores.

A principio de los años setentas, del pasado siglo XX, conoce a los cantores Silvio Rodríguez, Pablo Milanés, Sara González, Vicente Feliú, Noel Nicola y otros trovadores, junto a los que se convierte en miembro fundador del “Movimiento de la Nueva Trova Cubana”. Comienza a trabajar en el Instituto Cubano de Arte e Industria Cinematográficos (ICAIC) como boom man y asistente de sonido del Grupo de “Experimentación Sonora”, del mismo instituto.

A finales de los años setenta abandona su trabajo en el ICAIC y asume el hecho de vivir de sus canciones. Graba su primer álbum en solitario, llamado “Acuérdate de abril”, con arreglos de Miguel Porcel.

A principio de los años ochentas abandona el Movimiento de la Nueva Trova Cubana, fueron años muy difíciles en la vida de Amaury, época en la que disminuye su creatividad artística.

A mediados de los ochentas continúan sus giras internacionales y sus conciertos en Cuba. Graba el disco “De vuelta”. Se acerca de nuevo a los integrantes de la Nueva Trova y por primera vez obtiene la aceptación unánime de la crítica nacional.

Su nombre es incorporado en el selecto Libro de Honor del Gran Teatro de La Habana, donde son incluidas las personalidades artísticas más relevantes del mundo que han actuado allí.

A principios de los noventas muere su padre, Amaury Pérez García, destacado director artístico de televisión y del famoso “Cabaret Tropicana”. A pesar del fuerte impacto emocional que esto implicó en la vida de Amaury, logró continuar su trabajo, tanto en giras nacionales como internacionales.

Graba el disco “Encuentros”, donde hace un dúo de su canción Amigos como tú y yo con Silvio Rodríguez. La canción que da título a dicho disco obtiene en Cuba el primer lugar en el hit parade nacional. Graba el CD Retrato de Navidad, primer disco con temas navideños realizado en Cuba en los últimos años.

A finales de los noventas participa en un gran número de proyectos discográficos y televisivos, también incursiona como actor en varios filmes cubanos. Comienza la grabación del álbum de canciones, con textos de Dulce María Loynaz.

Luego realiza varias presentaciones nacionales e internacionales. Visita México, país en el que siempre es bien recibido. Continúa con la producción de nuevos materiales discográficos entre los que destacan “Equilibrio” donde abarca el género del blues, Sólo en Septiembre, un disco con múltiples facetas musicales y “Algo en común”, donde incursiona con gran éxito en el género de la salsa.

En 2003 Amaury produce el disco llamado “Trovador”, un trabajo realizado junto con su gran amigo Silvio Rodríguez. Ese mismo año y parte de 2004 el disco fue promovido en Latinoamérica, donde es bien acogido por la crítica y el publico.

Cuando se presenta en los conciertos, tanto dentro como fuera de la Isla, miles de personas que le siguen siempre le piden los temas: “Acuérdate de abril”, “Hacerte venir”, “Amigos como tú y yo” y “Mi amor”, considerados algunos de los grandes clásicos de este carismático trovador, que también se ha desempeñado excelentemente como conductor y entrevistador de programas de televisión.

Por estos meses Amaury afina detalles para terminar su nuevo material discográfico nombrado “Juglar”, que constituye una secuela de su anterior disco y realizó una gira, junto a Silvio Rodríguez y Vicente Feliú por las cárceles de Cuba para llevarles la cultura a esos ciudadanos que se rehabilitan socialmente.

Recientemente regresó a Holguín y se desbordó de humanismo para recodar siempre que él es simplemente Amaury, el trovador.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: