Cuba: Fideles después de Fidel

Por José Miguel Ávila
jmavila@enet.cu

Como ocho millones de ciudadanos yo también nací mucho después del triunfo de la Revolución cubana. No tuve la suerte de conocer a Fidel Castro en persona. Lo he visto, una sola vez, a unos 10 metros de mí, cuando viajaba en una guagua de la ciudad de Puerto Padre hacia el poblado de Delicias en la provincia de Las Tunas, y de momento pararon el tráfico en la carretera, y mi madre me dijo: ¡mira José, ese es Fidel! El Comandante no iba en una lujosa limosina ni mucho menos un Mercedes Benz, sino en un viejo jipi militar. Desde entonces no lo he vuelto a ver en persona.

¡Es Fidel! Exclamé cuando lo vi. De aquel momento me impresionó su magnetismo y lamenté no poder bajarme del autobús y saludarlo personalmente. Los nervios me dieron por decirle simplemente adiós con mi mano izquierda, con la que siempre saludo a las personas que aprecio y amo.

El pasado 19 de febrero me levanté a las cinco menos cuarto de la mañana para viajar hacia Delicias por el 74 cumpleaños de mi padre. Y como es ya mi costumbre entré a Internet para ver las noticias más importantes del día cuando me encontré en http://www.google.com.cu el mensaje de Fidel donde expresó: “no acepto, repito, ni aceptaré el cargo de presidente de los Consejos de Estado ni el de Comandante en Jefe”. La noticia me sorprendió y lo que pudo ser un día alegre, por el nuevo aniversario de mi progenitor, fue de consternación.

Días antes Fidel había escrito varias reflexiones donde, entre líneas, dejaba caer que su deber elemental era no aferrarse a cargo alguno y desnudaba al candidato presidencial por el Partido Republicano, John McCain, quien acusó falsamente a los cubanos de torturar a soldados estadounidenses en Vietnam. Recientemente fue indigno saber el deseo de McCain de ver pronto a Fidel junto a Carlos Marx, lo cual dice bastante de un hombre que aspira a ocupar la Casa Blanca en enero de 2009.

Mientras en Estados Unidos la carrera hacia la presidencia tanto de los demócratas como de los republicanos es un derroche de millones de dólares, tan necesitado por los millones de pobres de la “primera economía mundial”, que no pueden pagar la hipoteca ni los alquileres de sus casas por el alto costo de la vida allí, en Cuba no se derrochó un solo millón para la elección del nuevo mandatario, tras los casi 50 años del liderazgo de Fidel Castro.

A propósito del tema Juventud Rebelde publicó un extenso reportaje titulado “Los muchos Fideles”, donde se recogen opiniones de toda Cuba. Una de ellas es la de Alejandro, trabajador social de La Habana, reconoce que el inicio de esta etapa, que no rompe con la precedente, requiere rectificar los errores a tiempo, desechar cualquier mala hierba, limpiar cuanto está sucio; porque de lo contrario se nos puede colar el enemigo”.

Por otro lado Sigfredo, de Ciego de Ávila, apuntó en el mismo reportaje: “No obstante, uno de los desafíos más difíciles que aprecian los jóvenes consultados está relacionado con la economía. Las personas que sustituyan a Fidel en el cargo tienen que estar claras de que hay que darle un vuelco a la economía del país, que la gente y los jóvenes sientan que hay un futuro, un horizonte. Claro, no es fácil, apuntó”.

Sobre esto mismo Fidel fue muy explícito cuando dijo en su mensaje del pasado 19 de febrero: “El camino siempre será difícil y requerirá el esfuerzo inteligente de todos. Desconfío de las sendas aparentemente fáciles de la apologética (…) Prepararse siempre para la peor de las variantes. Ser tan prudentes en el éxito como firmes en la adversidad es un principio que no puede olvidarse. El adversario a derrotar es sumamente fuerte, pero lo hemos mantenido a raya durante medio siglo.

Afortunadamente la Revolución tiene muchos herederos del pensamiento y la acción de Fidel Castro, eternos luchadores por el mejoramiento de la sociedad cubana y con ellos la nación se renovará constantemente rompiendo cada obstáculo en la construcción del socialismo cubano.

Nos toca a los verdaderos patriotas mantener el rumbo iniciado el Primero de Enero de 1959, porque es más inteligente renovar y mantener, rectificar errores y prosperar. Sacrificarnos para lograr el desarrollo de una sociedad más humana y justa socialmente.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: