La tragedia del futuro

Por José Miguel Ávila
jmavila@enet.cu

Es doloroso que una persona se acueste sin probar un bocado de comida, cuando países como Estados Unidos gastan miles de millones de dólares en mantener su carrera armamentista y en ocupar naciones donde sobra el petróleo, aparte de las tragedias que desatan las intervenciones de las tropas imperiales.

Si estos millones fueran empleados a través de la ONU y los diferentes gobiernos para disminuir los 800 millones de hambrientos que existen actualmente en el mundo, hoy la situación sería diferente. Desgraciadamente, para la Casa Blanca más vale un barril de petróleo que un ser humano del mal llamado Tercer Mundo.

Es indigno ver cómo el famoso futbolista inglés David Beckham gana 16 mil 764 euros por minuto en el equipo Los Angeles Galaxy, mientras un niño sobrevive en una nación en vías de desarrollo con menos de un dólar diario.

Las Naciones Unidas se comprometieron, años atrás, a disminuir el número de hambrientos. Sin embargo, hoy vemos, con la política de convertir los alimentos en biocombustibles que más vale un auto del primer mundo que millones de personas necesitadas de cumplir con la alimentación requerida por un ser humano.

Esta situación es terrible para los pobres, ante los planes de Estados Unidos para la transformación de alimentos en biocombustibles, y calmar la sed de los 200 millones de automóviles que ruedan por las calles, carreteras y autopistas de la nación más rica y mayor consumidora de gasolina.

Para tener una idea de la dependencia del oro negro, solamente 82 naciones, calificadas como “Estados en Desarrollo”, son petroleras y se ven en la necesidad de importar el crudo. En el caso de Estados Unidos se gasta actualmente mil 200 millones de dólares diarios en comprar petróleo para producir electricidad y gasolina, entre otros derivados.

Este derroche de energía de los países industrializados, viene desde la época en que compraban el barril de petróleo a dos dólares, y utilizaban para su aprovisionamiento el Oriente Medio, México, Venezuela y luego a África.

Es evidente que las luchas del Tercer Mundo se centran, desde hace mucho tiempo, en problemas angustiosos, como el intercambio desigual, pues ofrecen muchas materias primas que luego son devueltas, ya elaboradas con una alta factura, pero demasiado caras para los más pobres.

Sabemos que las materias primas mantienen inalterable su precio en el mercado mundial, como ocurre en el caso del café y el cacao, mientras un tractor, un camión o un equipo médico requieren para su adquisición actual varias veces el volumen de productos necesitados anteriormente para importarlos.

Y es que las relaciones del mercado global, regido por los poderosos, esta diseñado para la explotación y el saqueo: ahí está el Tratado de Libre Comercio de América del Norte, que afecta, incluso, al propio pueblo estadounidenses, pues los laboratorios de investigación están en EE.UU. pero las plantas productoras están en China, Indonesia, Malasia o Corea del Sur, entre otros países.

Es doloroso que un ser humano no tenga alimentos, acceso a un sistema de salud pública bien diseñada y una vida digna. Al imperio global solo le importa su existencia y dominio económico, político y militar sobre el resto del planeta, sin darse cuenta que a pesar de ellos, vivir “en un primer mundo” la Tierra en la que vivimos es como un Titanic y podemos naufragar todos, incluidos los de la primera, segunda o tercera clase, y no habrá otros planetas salvavidas para socorrer nuestra existencia.

Los recursos naturales se agotan y con ello comenzará la tragedia del principio del fin.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: