La gran utilidad del maíz

Por José Miguel Ávila
jmavila@enet.cu

Un comentario de un importante diario norteamericano decía, meses atrás, que ya todos sabían en Estados Unidos lo que iban a sembrar los productores agrícolas: maíz, y maíz y más maíz, pero lamentablemente no para saciar el hambre de los más de 800 millones de hambrientos que existen en el planeta, sino para producir etanol como combustible para los 200 millones autos que existen en la primera economía del mundo.

Desde entonces la siembra de maíz se ha extendido en EE.UU. y Brasil y las áreas para su cultivo se han expandido, lo cual ha afectado a la dieta básica de millones de mejicanos que han visto como se ha incrementado el precio de la gustosa tortilla, la base de la alimentación allí, al igual que en Centroamérica.

Tiempo atrás la especie humana descifró la composición del grano amarillo y lo supo ubicar en unos siete mil años de antigüedad, que ha llegado a convertirse en la dieta básica de muchos pueblos, fundamentalmente en el continente americano.

El maíz es la planta más cultivada del reino vegetal, con valores nutritivos que van desde las proteínas, hasta el agua, almidón, carbohidratos, grasas, sustancias minerales y vitaminas.

Su productividad y adaptabilidad le ha posibilitado extenderse rápidamente sobre las áreas cultivables de la Tierra después de que los europeos exportaran la planta desde América durante los siglos XVI y XVII y se ha convertido en la tercera cosecha en importancia, después del trigo y el arroz.

Actualmente se siembra en la mayoría de las regiones del mundo, principalmente en Estados Unidos, China y Brasil, sumando aproximadamente el 73 por ciento de la producción anual global de aproximadamente 456 millones de toneladas, según datos de 2006.

Pero no sólo su irrefutable valor nutritivo ha ubicado en el trono a esta planta de la familia de las gramíneas, sino también sus más de tres mil 500 usos y aplicaciones, derivados de su compleja composición química, que lo mismo le permite ser un cosmético que combustible para automóviles.

De acuerdo con investigaciones, alrededor de un 10 por ciento de esta planta contiene sustancias nitrogenadas, entre el 60 y el 70 por ciento de almidón y azúcares, y del cuatro al ocho por ciento materias grasas, mientras el resto está formado por agua, celulosa y sustancias minerales.

Entre las materias nitrogenadas del maíz se encuentran la zeína, la edestina (una globulina), la maisina (en tres formas: a, b, g) y de las 60 partes de fécula, el maíz dulce sólo contiene 20, otras 20 se hallan convertidas en dextrina y la porción restante, en glucosa y sacarosa casi a partes iguales.

Se afirma que el grano reducido a harina o desengrasado, y convertido en maicena, es de fácil digestión y muy nutritivo, aunque los especialistas llaman la atención a la hora de suministrarlos a los niños.

Las vellosidades, barbas o cabellera del maíz reportan beneficios diuréticos eficaces cuando han sido bien colectadas y se indican a un paciente cuando es necesario activar la secreción urinaria.

Su consumo en infusiones de estilos de la planta se recomienda para combatir estados febriles, inflamaciones de la vejiga, enfermedades cardíacas, albuminuria, la llamada gota, entre otras, pero nunca en el caso de afectaciones a la próstata, ya que, dicen, multiplicaría los padecimientos del enfermo.

Además de las variadas recetas que se pueden confeccionar en la cocina, muchos de los jabones, geles, cosméticos y en lociones para el rasurado incluyen derivados del maíz en su formulación.

Varios de los cereales que en el mundo se consumen están compuestos de maíz, almidón de maíz, almíbar de maíz, harina de maíz y un edulcorante extraído del maíz.

El pan de molde puede tener almidón, almíbar y dextrosa como ingredientes, mientras el té o café instantáneos también suelen tener en su composición un subproducto del maíz: la maltodextrina.

Los pasteles hechos en casa, así como otros postres, están hechos con levaduras derivadas de maíz y el aceite de maíz se utiliza en pinturas y barnices, e incluso, el pegamento aplicado a la papelería está hecho con almidón y dextrina de maíz, al igual que una pared de cemento puede tener almíbar de maíz en su composición.

Pero este granito que tiene incontables variedades, entre éstas, el dentado, considerado el de mayor importancia comercial, el Flint, el duro, el Flour, el reventador y el dulce, se emplea en las cabezas de los cilindros de los autos, las bujías, los neumáticos, en muchos acabados sintéticos y la batería de un auto.

En el mundo se emplea la confección de papel a base de maíz, al igual que en ceras y tizas, cartones, maderas, pegamentos y otros adhesivos, tintas, tejidos y tintes con los que son tratadas muchas telas.

Está el maíz en el aceite, en verduras en conserva, en la margarina, la mostaza, la mayonesa, el ketchup, la fructosa de muchos postres, derivados del queso, los yogures (almíbar de maíz para edulcorar), muchas salsas para aliñar ensaladas, los congelados y helados.

La carne y los huevos que consumen los seres humanos suelen proceder de ganado alimentado con piensos que incluyen maíz en un elevado porcentaje, principalmente su gluten.

Cerca de 85 tipos diferentes de antibióticos utilizan maíz en sus fórmulas, como la capa fina que recubre las aspirinas y otros analgésicos, además de los sueros intravenosos y otros fármacos.

Casi todas las bebidas carbonatadas utilizan edulcorantes obtenidos del maíz y las cervezas sin alcohol han sustituido el almidón extraído de la cebada por el del maíz para conseguir fórmulas más ligeras.

Muchos envases de plástico y papel son elaborados con fibras de maíz en su composición, que resultan más ecológicos que otros plásticos industriales.

En la actualidad se confeccionan en el mundo pañales desechables a partir del almidón de maíz, considerado un super absorbente, capaz de expandirse hasta 300 veces su peso, mientras algunos detergentes se formulan con un ácido cítrico derivado del maíz.

Después de conocer tantas características, propiedades, y usos en la alimentación, la vida y la Medicina es un crimen que millones de seres humanos no tengan acceso al maíz por desviar su producción para obtener etanol.

Mas vale tener a un pobre del tercer mundo alimentado con maíz, que un tanque de combustible lleno de etanol en un auto del primer mundo.

Vale

About these ads

Deja un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: